El poder de la estética: Cuando el continente es fundamental para facilitar el consumo del contenido.

Recuerdo con mucho cariño mi juventud, porque pasados los años y observando todo con mucha más perspectiva , lo cierto es que aquello que decía Steve Jobs de “conectar los puntos“, se cumple perfectamente en todos los aprendizajes que he adquirido, y no en pocas ocasiones, me he dicho a mi mismo: “qué equivado estabas, Pepe”.

La presentación de trabajos (no la ponencia en sí, sino la capacidad para generar belleza en el documento que iba a entregar), nunca fué mi fuerte. Yo era una de esas personas que pensaba que la forma de presentar algo a otras personas no importaba tanto como el fondo, “qué más da, si al final el contenido teórico es el que yo quiero transmitir y lo que los usuarios tienen que consumir“, era una de mis reflexiones más repetidas (y con el tiempo, erróneas).

Endangered Orphans of Condyle Cove: ¿Cómo conseguir ser uno de los juegos con más repercusión sin que nos llamen especialmente sus mecánicas? Estética y Narrativa van de la mano y pueden tener algo que ver.

Pero un día, un profesor (benditos ellos) me dijo algo que en aquel momento no entendí, pero que pasados los años, me di cuenta que era una verdad como un templo:

“Igual de importante es el continente que el contenido, y no sirve de nada una teoría perfecta si no está presentada de tal modo que a los receptores de esta información les sea sencillo consumirla y procesarla“.

Y curioso elemento el tiempo, que acaba poniendo cada cosa en su sitio. Pasados los años, me he dado cuenta que no es que sea únicamente importante, sino que puede convertirse en la diferencia entre aburrimiento y dinamismo, entre despiste y concentración, entre apatía y proactividad, y en una última fase, entre el fracaso y el éxito a la hora de alcanzar nuestros objetivos.

Resultado de imagen de incomodos invitados

Incómodos Invitados: Una marca también se ve reforzada por una estética (colores e ilustraciones) propia y diferente a otro tipo de juegos con similares mecánicas.

Y por supuesto, no estoy diciendo que una estética cuidada sea el único factor de éxito en una estrategia de aprendizaje basado en juegos o de gamificación, pero sí afirmo que es imprescindible para:

  1. Suscitar un interés inicial en nuestros usuarios, ya que la belleza de las cosas nos atrae a todos. Un proyecto con ilustraciones preciosistas, entornos evocadores y elementos cuidados al detalle, probablemente nos llame muchísimo más la atención que otros mucho menos llamativos.
  2. Ayudar, apoyar y reforzar la narrativa que incorporamos. Esto de que una imagen vale más que mil palabras es una verdad como un templo. Y si encima, a unas palabras bonitas, le acompañamos de un arte espectacular, la suma sólo puede dar como resultado la motivación más absoluta. Y lo que es igual de importante, también nos ayuda a retener a los jugadores dentro de la experiencia.
  3. Aportar un “extra” al equilibrio de todos los elementos que componen la experiencia. Ya que el éxito o no de una experiencia reside, principalmente, en la armonía que consigamos alcanzar con todos los elementos que la componen.
  4. Dotar de cierta exclusividad a nuestra experiencia. Una parte de nuestra marca, es los elementos (y la estética y diseño que los componen) que mostramos. Un arte alejado a los que podemos estar acostumbrados a ver, facilita que identifiquen nuestro proyecto con algo diferente, atractivo y novedoso (y a todos, nos gustan las novedades).
Resultado de imagen de APP mansions madness

APP Mansions of Madness: Añadir un complemento que nos guíe, que nos envuelva y que nos facilite la inmersión, también es parte de una estética cuidada.

Pero también hay que resaltar que la estética no es algo únicamente visual. Una estética rica en detalles y profunda, tiene también mucho que ver con las percepciones que somos capaces de generar en las personas que participan en nuestras experiencias. Por tanto, una estética cuidada, entra por la vista, por el oido, por nuestro tacto y por cualquier vía que nos pueda hacer experimentar nuevas (o viejas), sensaciones y emociones.

Y es que uno de los secretos mejor guardados para poder producir experiencias memorables, es pensar en diseños con el objetivo de crear emociones. Y esto empieza y acaba por conocer perfectamente al usuario al que van destinadas dichas experiencias. Tener la capacidad de realizar una análisis en profundidad de nuestros futuros participantes será indispensable para conocer sus gustos, preferencias, vivencias y todos los elementos relacionados con sus filias ( y también, sus fobias).

La mejor estética es la que emana de nuestro gusto, de nuestra experiencia, de nuestro compromiso, de nuestro conocimiento de los jugadores, y sobre todo, de la esencia que pretendemos transmitir.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn