Escape Room The Game: La curva de interés y la buena gestión de expectativas.

Resultado de imagen de candado

«DE TWITTER» (4)

Resultado de imagen de escape room: The game

Esta puede ser una solución un poco más compleja que sí puede llenar nuestras expectativas. Aquí, y gracias al gran análisis de Jugando en Pareja, vamos a hablar de la curva de interés y de un factor determinante en nuestras experiencias: las expectativas.

curvainteres

Cito textualmente:

“Escape Room: The Game” en cambio, quizá debido a la decepción del anterior, y que sabíamos que duraba una hora (que fue lo que duró) nos pareció un encanto. Nos metimos enseguida en el juego, sin ser capaz de parar ni un minuto durante una hora que se pasa volando.

Clave para nuestros proyectos de implantación en cualquier área (en aulas, centros de formación, dinámicas grupales, etc…) es saber gestionar MUY bien las expectativas. Saber combinar de una manera adecuada y sobre todo equilibrada, las expectativas, con unos ganchos potentes en el primer acercamiento (onboarding), y con las posteriores victorias y periodos valle (donde se desarrollan las acciones más «sesudas»), es lo que determinará el éxito de nuestra misión.

  1. En primer lugar, podemos observar que todas las curvas comienzan en un interés inicial. Si no existiera este interés, ninguno de nosotros estaríamos allí. Puede ser que hemos escuchado algo y por curiosidad hemos accedido, puede haber sido una recomendación de algún amigo o realmente nos hemos informado bien por interés y tenemos unas expectativas muy elevadas. En cualquier caso, y como podemos observar, el inicio de la curva, difiere mucho dependiendo de las expectativas que llevemos sobre nuestros hombros.
  2. Posteriormente accedemos a la zona del onboarding, donde tenemos los primeros ganchos que nos acercan y enamoran. Puede ser la temática, el trasfondo, el arte, los premios, el tipo de desafíos…. Cualquier elemento que nos cause sorpresa y nos haga profundizar en la experiencia es bienvenido para aumentar nuestro interés (aquí, como no, los tutoriales de juego también ayudan para mejorar la curva de aprendizaje). Y una vez que hemos pasado este primer “subidón“, pasamos un periodo de “relax transitorio“, que nos prepara para las siguientes experiencias venideras. AQUÍ COMIENZA EL VERDADERO FLOW.
  3. Ahora entramos en la “experiencia gruesa“. Aquí acontecen todos los momentos épicos (ya conocemos las reglas del juego y nos han presentado el entorno, retos, desafíos y recompensas…), que abarcan desde nuestras primeras victorias, hasta nuestras revanchas, o triunfos aplastantes. Además, durante esta fase, también experimentamos más periodos valle (de descanso), donde tomamos las decisiones adecuadas para las siguientes acciones o donde (si la experiencia es muy duradera en el tiempo), tenemos la posibilidad de “desconectarnos“, para posteriormente volver con más fuerza y energías renovadas. Siempre tendremos que controlar muy bien estos periodos valle, ya que si se prolongan demasiado en el tiempo, luego nos costará horrores recuperar el interés de los participantes.
  4. Y en la última fase, en el fin del juego, es donde se decide todo. Vivimos un gran apogeo donde libramos nuestras últimas batallas o nos enfrentamos a los grandes retos finales para conseguir la recompensa definitiva.

Y son estas 4 etapas las que marcarán nuestra experiencia y ese poso de éxito o fracaso, que recordaremos después.

Entonces….. ¿Ahora qué?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn