¿A quién no le gusta una buena historia?

A todos nos gusta escuchar una buena historia. De hecho, creo que tenemos cierta predisposición a caer rendidos ante las historias épicas, y lo que es más importante, nos permiten navegar y sumergirnos en sus tramas y hasta consiguen que empaticemos de una manera directa con las peripecias de los personajes y sus objetivos

Aplicar el arte de la diversión en un sistema (sea cual sea), no es más que “activar” las motivaciones intrínsecas de los usuarios a través de la curiosidad, animando el afán de superación, creando actividades inmersivas, potenciando la pasión y en este entorno, reconociendo los éxitos y logros en el desarrollo de las acciones…. y en este contexto, las narrativas nos ayudan a intensificar nuestros objetivos de manera muy eficaz.

La narrativa tiene unas grandes características especiales que hacen muy útil su uso

  • Tiene una alta capacidad de atracción.
  • Establece vínculos emocionales con el usuario.
  • Las buenas historias, se quedan guardadas en nuestra memoria.
  • Facilita nuestra capacidad de transmisión de la información.
  • Una buena historia, es la antesala de la diversión.

La narración es uno de principios básicos en la organización de la memoria, y está muy relacionada con la generación de emociones, que actúan como pegamento y hacen que lo que escuchemos, quede grabado en alguna parte de nuestro cerebro. Y si es bueno, quedará por delante de otras muchas cosas que recibimos a lo largo de nuestro día a día.

¿Quiere decir esto que sin una buena historia no podemos disfrutar de una actividad lúdica?. Pues no, hay grandes ejemplos de juegos clásicos como el ajedrez o el tetris que no tienen ninguna historia de trasfondo o más actuales como el The Hive (por cierto, uno de mis juegos favoritos a dos players), que nos brindan grandes ratos de diversión sin ninguna temática.

Además existen campañas muy efectivas y eficaces que carecen de una historia potente y que cumplen perfectamente con su cometido, y para ejemplo, una botella…

Y es aquí donde podemos establecer una diferencia evidente entre el uso o no de una narrativa en un sistema lúdico:

  • Las narrativas nos permiten dar un paso más en los procesos de juego, pasando de una diversión más superficial (jugar por jugar) ligada a un objetivo concreto, a una diversión más profunda desde el punto de vista emocional, empático y de largo recorrido.

Además, nos ofrece una serie de grandes cualidades de cara a los oyentes:

  1. Interiorizar los conceptos que se transmiten a través de las historias.
  2. Comprender el porqué de las cosas y las características narradas en las crónicas.
  3. Alinear nuestros objetivos internos con los desafíos de los mundos ficticios.
  4. Crear un significado propio de todo lo que estamos experimentando.
  5. Extrapolar este viaje a nuestro día a día e intentar hacerlo realidad.

Y ahora viene la pregunta del millón:

¿Cómo conseguir crear una historia que realmente conecte con nuestra audiencia?

Pues esto es más fácil de definir que de llevar a la práctica. Creo que seguir una buena estructura es fundamental para no perdernos, y definir muy bien nuestros objetivos y nuestra audiencia es indispensable.

Una vez clarificado esto, propongo (como buena propuesta, es totalmente discutible y moldeable) una base de tres pilares sobre los que empezar a construir:

Visión

Eye Free Icon

Empatía

Heart, love Free Icon

Recorrido

World Free Icon

La visión nos la ofrece una serie de características y datos que nos permiten comenzar a esbozar nuestra historia, y se compone por otras tres estructuras definidas: El protagonista, el conflicto y el desafío. Con esta simple estructura, podemos empezar a vislumbrar cuales son las motivaciones, situaciones y desencadenantes que existen en nuestro mundo.

¿Quién es nuestro protagonista o villano?, ¿Cuales son sus características?, ¿Dónde habitan? o ¿Cual es el objetivo que persiguen?, serán unas de las primeras preguntas que nos tendremos que plantear antes de continuar creando nuestra historia. La «gracia», es que cuando contestemos estas preguntas, tendremos la capacidad de alinear nuestras creaciones con los objetivos que tengamos en mente, para luego poder extrapolar estas historias y sacar datos que nos puedan servir de ayuda, es decir, podemos crear lluvias de ideas canalizadas a través de historias.

¿Lluvia de ideas canalizada a través de la narrativa?: Brain Stories

Una vez que tenemos definido este primer apartado (lo cual lleva un tiempo considerable de construcción y análisis), pasamos al segundo pilar: La Empatía. La empatía es la capacidad que tienen nuestras historias para conectar con las audiencias, y qué mejor que unos buenos personajes (arquetipos) para generar unas emociones que hagan que la inmersión sea total. En la fase de empatía, es fundamental estudiar muy bien a nuestras audiencias y sobre todo, saber lo que buscamos trasmitirles y que sentimientos pretendemos generar.

Y por último, tenemos el recorrido, que no es otra cosa que el viaje del héroe. En este apartado, basamos la construcción y coherencia de todas las aventuras que vive nuestro protagonista a lo largo de la historia. Queda claro, que es una guía y que no necesariamente debe pasar por cada una de las 12 etapas que la componen, pero sí puede servir de inspiración para generar tramas nuevas y situaciones diversas.

Además, e igual de importante para poder observar otros puntos de vista, es la necesidad de esclarecer si la narración será en primera persona, desde el punto de vista de algún personaje o arquetipo (que no siempre tiene que ser desde la perspectiva del héroe) o en tercera persona, de forma externa.

Porque las historias nos permiten experimentar, soñar, empatizar y disfrutar de una manera mucho más inmersiva cualquier proceso lúdico (de hecho, las historias son en sí mismas procesos lúdicos). Y por eso, tenemos que poner especial atención y cuidado a la hora de crearlas y estructurarlas, porque como decían los míticos libros de texto:

Tú eres el único que elige tus propias aventuras.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

2 comentarios

  1. A

    Totalmente de acuerdo José Manuel , donde haya una buena historia para potenciar el flow que se aparte lo otro !!! Felicidades por el post

  2. Gracias Araceli, lo cierto es que soy MUY fan de las narrativas dentro de cualquier sistema. Creo que un proceso de juego con un fuerte Storytelling da para muchísimo. Un Abrazo.

Dejar un comentario