El mundo necesita pequeños héroes: Valoración del GWC Conference.

Le tengo mucho cariño y afecto alarte de la diversión” por todo lo que ha aportado a mi vida, así que al hablar de mi visita el pasado 27 de Octubre al GWC Conference en el teatro Goya de Madrid, es probable que caiga en una emocionalidad poco objetiva.

Antes de comenzar, quiero remarcar que este escrito NO es una crónica (ni siquiera un resumen, es algo más próximo a una serie de reflexiones «post evento»). Si buscáis algo que os ilustre de una manera clara, con criterio (esto es muy importante) y sobre todo, que profundice en las diferentes ponencias, además de dar una visión general, os recomiendo que os paséis por el blog de Isidro Rodrigo: HR Gamer. Tendréis la oportunidad de ver una variedad de lo más interesante de explicaciones y valoraciones (en formato escrito y multimedia), con las que estoy bastante de acuerdo en muchos casos. Poco que añadir al respecto.

Pero como yo soy de esta manera tan especial, no quería dejar pasar la oportunidad de dar mi punto de vista (o valoración, crítica constructiva…) de este evento, desde una perspectiva centrada (y general) en el contenido y dejando un poco de lado el «contienente» (lugar, organización, instalaciones, horarios….que en cualquier caso, si alguien me pregunta, fue MUY bueno).

Una opinión basada en mis dos asistencias (el año pasado y este) y sobre todo, muy vinculada a la emoción que creo, nos debe hacer despertar un evento de estas características. Una opinión, que ha nacido, crecido y ha ido cogiendo forma gracias a todas las personas que conocí (a partir de ahora, todas esas personas pasan a formar parte de un grupo de pequeños héroes) y por supuesto, a todas charlas a las que acudí.

Para los que no fueron y les gustaría enterarse de qué iba, vuelvo a recomendar el análisis de Isidro, probablemente no se enteren demasiado con lo que voy a relatar a continuación. Para los que fueron, con cariño, con afecto, y siempre de un modo subjetivo y constructivo, aquí teneis mi pequeña opinión general sobre el contenido:

Pequeños héroes de la diversión

El mundo de la diversión necesita pequeños héroes, que cuenten sus hazañas reales y de qué forma cambian la vida de las personas. Pero no héroes invencibles que estén por encima del bien y del mal, sino héroes de esos que “sangran” igual que nosotros, que no tienen una fuerza descomunal (pero en cambio sí poseen una «visión» excepcional), que luchan por cambiar las cosas desde dentro y que nadan a contracorriente.

Necesitamos urgentemente pequeños héroes, que nunca estén satisfechos con lo que han hecho hasta ahora, porque saben que la satisfacción puede convertirse en una de las grandes barreras que les impidan progresar y crecer, como defensores de unos valores que consideran indispensables.

Necesitamos desde ya pequeños héroes, que compartan casos del día a día y que su conocimiento, consiga transmitirnos su motivación por cambiar el mundo y convertirnos al resto a su causa. Necesitamos que se emocionen en sus dircursos, y que esa emoción se contagie por todos los rincones para hacernos sentir lo que ellos sienten.

Necesitamos pequeños héroes, que den la importancia que merecen a las personas a las cuales ayudan a crecer, dejando que se expresen y que compartan también sus experiencias en el día a día. Pequeños héroes que entiendan que el tiempo de las generalidades y de los conceptos clásicos ya pasó, que sean concretos en sus acciones y que realmente aporten un valor extra para cada área de nuestras vidas. Esos que entienden que un pilar fundamental para tender puentes con otras personas es la coherencia entre el contenido y el continente.

Necesitamos pequeños héroes reales, que sean como nosotros, para que cuando les miremos, podamos decir aquello de «yo también puedo llegar ahí«. Sin embargo no nos podemos equivocar, porque también necesitamos a los héroes más poderosos, los indestructibles, los que todo el mundo conoce. Pero los necesitamos dispuestos a progresar y a continuar con su gran labor, a crecer y sobre todo, a evolucionar. Y quizá así, y sólo quizá, estos pequeños héroes consigan hacernos ver a todos, que un grupo de pequeñas personas haciendo pequeñas cosas en lugares pequeños, puede comenzar a cambiar el mundo con una única palanca: La diversión.

Sin embargo, los pequeños héroes suelen tener un gran problema común: Se encuentran ocultos entre la multitud, y sólo pueden ser vistos si nos paramos y observamos detenidamente. Por esto, es tan importante que tengan la oportunidad de expresarse y mostrarse en público.

El otro día soñé ver y conocer a muchos pequeños héroes procedentes de lugares tan dispares como Alicante, Granada, Cáceres, Barcelona, Madrid, e incluso Colombia, y aprendí varias cosas:

Pero también me fui un poco triste, porque sé y soy consciente que me quedaron muchos por conocer, y creo que deben tener su espacio, un lugar donde todos podamos escucharles y darles la oportunidad de ofrecernos todo lo que están haciendo por el mundo, además de hacerles sentir más únicos y especiales de lo que ya son (porque el reconocimiento también es una motivación más fuerte que cualquier otra para continuar con su camino).

Porque estos pequeños héroes son los que tienen la capacidad de transmitirnos los sentimientos y emociones, necesarios y fundamentales para avanzar y motivarnos.

Y al despertar el día después, me di cuenta que todo aquello podría haber sido un bonito sueño, sino llega a ser por una pequeña peonza naranja en mi bolsillo que a partir de ahora me recordará:

Que el mundo de la diversión necesita más pequeños héroes…..

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

4 comentarios

  1. J

    Enhorabuena Pepe, como siempre que te leo siento cosquillas en los pulmones. Gracias por tu calidez en las palabras, compartir eventos como el GWC con personas como tú hace que todo tenga mayor calidad. ¡Vayamos a por ese Fantastic Team de Little Heroes! <3

  2. Buenos días Jose!
    La verdad es que una de las mejores cosas que me llevé, son todas las personas con las que pude compartir unas palabras y opiniones. Y lo cierto, es que hay muchas excelentes prácticas que están deseando ver la luz y mayor divulgación…. Como ejemplo, «un botón», ya te dije que soy «mega fan» de tu proyecto «The BIG Bell Test», tiene una pinta espectacular.
    Un abrazo!

Dejar un comentario