Las JGA, Sonic Manía y el valor del compromiso

¿Peeeeerdón? ¿Qué tendrá que ver el erizo azul con las JGA?

Voy a confesar que redactar un pequeño artículo con la idea del nuevo juego de Sonic me rondaba la cabeza desde que leí este artículo.

Pero a partir de la pasada jornada de juego, gamificación y aprendizaje he reorientado esta idea a un pequeño resumen de lo que allí se vivió y sobre todo, de las cosas que podemos vincular con todo lo que ha conseguido el último título de Sonic (que no es poco, oye).

Para contextualizar un poco (que yo soy muy de contextualizar), voy a explicaros el motivo por el que la historia sobre el nuevo juego de Sonic me llamó la atención…

Aún recuerdo con cariño ese tiempo pasado (que aún no tengo claro que fuera mejor) donde una de las discusiones más habituales era… ¿Mario o Sonic? ¿Nintendo o Sega? Ya… probablemente a día de hoy, y a partir de la irrupción de la primera Playstation y el declive cuesta abajo y sin frenos de Sega, nadie se plantea esta cuestión.

Pero es cierto, que hace muchos años, en una galaxia muy lejana, esto era un tema habitual.

Y que conste que yo no era demasiado de videojuegos, aunque sí es cierto que grandes momentos de mi infancia los pasé con la Super Nintendo, siempre estuve mirando de reojo a la Mega Drive (eterna competidora).

¿Para qué hago esta entradilla en una reflexión sobre el evento de las JGA?.

Muy sencillo, hace un par de semanas leí el artículo que antes os comentaba:

¿El futuro de Sonic es mirar al pasado?

Y lo cierto, es que me dio mucho que pensar…

Resulta que mientras Mario no ha dejado de cosechar triunfos por donde ha pasado, el pobre Sonic llevaba un racha regular (siendo muy amable en la calificación). Mario se adaptaba y evolucionaba a cada generación de consolas y Sonic… pues ahí estaba… sacando algún título que no pasará al recuerdo (como sí hacían sus títulos de antaño).

El caso (y yo no tenía la más mínima idea de esto), es que hace poco una compañía más modesta (si la comparamos con algunas más grandes) se animó a crear un juego basado en Sonic, con todo el regusto añejo de sus clásicos y ha sido un éxito rotundo.

Más de un millón de copias vendidas. Gran aceptación de crítica.

Un grupo de personas con los recursos justos y necesarios, pero con compromiso, pasión y valorando lo que llamó la atención y funciona, consiguieron construir un éxito.

¿En serio no os suena de nada?

Este fin de semana, creo que pasó algo similar. Un grupo de personas, con pocos recursos más que su pasión, su creatividad y sus ganas de explorar nuevas vías de aprendizaje basadas en juego se juntaron para construir experiencias de éxito.

Y sinceramente, mola (y mucho). No sé si las JGA serán el mejor evento de España o no. Pero sí es un evento lleno de energía, carácter lúdico y positividad (es lo que tiene que se basen en juego). Y además, creo que podemos alinear muy bien lo que allí aconteció con el caso de Sonic Manía.

  1. Gamificar, Ludificar, Gamification o como os apetezca llamarlo. Sí. Pero antes de eso… hay que ir al origen de todo. Al igual que en el nuevo juego de Sonic, el equipo de desarrollo se inspiró en los clásicos, en las JGA se ha visto que el inicio de esta tendencia es clara: hay que jugar mucho, y sobre todo, comprender la parte más “científica” de los juegos (mecánicas, dinámicas…) para poder comenzar a desarrollar proyectos. Me gusta especialmente que en un evento donde el juego se considera un pilar fundamental, los juegos estén más presentes que nunca. Y me encantan mucho todos esos proyectos basados en juegos (ABJ) como el de los grandes Miguel y Andrea, porque son un punto de inicio maravilloso para empezar a introducirse en este mundo.
  2. A partir de bases estables, pueden construirse proyectos dignos de mención. Porque en un desarrollo sostenido, pueden comenzar a elaborarse grandes proyectos. Y existen dos, que a título personal, consideraría referentes en cuanto a desarrollo de experiencias basadas en juego (algo bastante próximo a lo que much@s conocemos como Ludificación). Uno es Ídolos de Acero de Jesús Cardoso. Otro es The Life Saviors de Irene Alonso. Ambos son proyectos muy completos en el ámbito educativo. Ambos creo que pueden crecer un poco más. Ambos deberían “desmenuzarse” y ser estudiados en el área de educación.
  3. ¿Mario o Sonic? ¿Sega o Nintendo?. No hace falta elegir. Simplemente son juegos diferentes que pueden jugarse de forma complementaria. Este debate ya ni se plantea. Al igual que muchas experiencias presentadas, que pueden incorporarse como un complemento a las actividades del día a día. Creo que lo bonito de estas jornadas es la cantidad de proyectos de los que sacar ideas para adaptar y aplicar en entornos de aprendizaje. Pero hay algo muy claro que se acentúa sobre todo en educación: un buen martillo no construye una buena silla… ni mucho menos hace a una buena carpintera. La clave de estos proyectos emana de las personas que los generan y en ningún caso de las herramientas o métodos que se utilizan (que al final, actúan como vehículos).
  4. La inspiración como punto de partida. O como lo llamo yo (y dice la canción)… “I like that old time rock ‘n’ roll”. Y es que muchas veces obviamos este punto. Los juegos son punto de partida e inicio de todos nuestros proyectos. El poder que la nostalgia genera en los diseñadores/maestros es grande para generar motivación hacia el cambio. Si no… que se lo digan al gran Óscar Recio y su gran reto que es JuEducación (que engloba proyectos tan enormes como Orient Express o el presentado en estas jornadas Monkey Island, entre otros…). Sin duda, un referente en lo que a diseños inspirados en juegos se refiere. Creo que es importante saber cuáles son las “partes” que podemos coger prestadas para adaptarlas a nuestros proyectos… y esto Óscar lo hace de maravilla.
  5. Escucha y conoce a tus usuarios. Algo que Sonic Manía ha conseguido ha sido recuperar una esencia que estaba perdida o fuera de cobertura. Además (y después del éxito inesperado), se plantea la dualidad de qué camino seguir para llegar a diferentes tipos de jugadores. En el caso de las JGA, lo cierto es que era muy bonito ver como l@s chic@s estaban colaborando, inmersos y ayudando (y muy activamente, todo hay que decirlo: la seguridad del colegio Valle del Miro está más que asegurada). Y claro… lo “útil” del juego es que siempre nos ha acompañado desde enanos. Todos hemos crecido jugando y sobre todo, aprendido jugando. Y cuando somos más jóvenes, pues tenemos una predisposición natural hacia ello, que igual, hasta podemos aprovechar. Por tanto, y como muestran la gran cantidad de propuestas presentadas, la adaptación a las características del entorno y del tipo de usuarios, debe ser uno de los pilares fundamentales para comenzar a elaborar cualquier proyecto.
  6. ¡Evalúa, corrige y sigue!. Está claro que en el caso del erizo azul tuvo que haber un punto de inflexión en el que se determinó que había cosas que mejorar o que por el camino donde iban no era el correcto. Me declaro fan incondicional de personas como Jose Luis Redondo (al que pido disculpas públicas por no poder haber asistido a su taller por motivos “cerebrales”, nuna mejor dicho) que son capaces de pararse un momento, hacer autocrítica y seguir mejorando. Es de valientes y así es la mejor manera de hacer crecer nuestros proyectos.

Y el último punto… el de la reflexión… que creo que debería convertirse en el más importante de todos. ¿Hacia dónde nos conduce todo esto que se está creando y creciendo?.

Y es importante que tod@s hagamos este tipo de reflexiones de vez en cuando, por aquello de no dejarnos llevar por una pasión desmedida. Porque un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Creo que es un camino que se debe andar con paso tranquilo y firme, mirando al pasado, cogiendo todo aquello que nos sirva y fijando objetivos alcanzables que podamos conseguir a través de todo lo que los juegos son capaces de ofrecernos. Creo que de ese modo, se podrá construir algo lo suficientemente firme y estable que aporte un valor real alejado de modas y medianas (que al final, es lo importante).

Aunque como ya he dicho… lo más difícil ya se ha conseguido: el compromiso de un grupo de personas, que una vez creyeron en que el poder del juego podría cambiar la forma que tenían las personas de adquirir conocimientos, desarrollar habilidades y conectar con el mundo que les rodeaba.

Un compromiso movido por una motivación enorme por compartir y aprender. Y esto… no hay quien lo pare. Nuestra responsabilidad, es que el camino, sea sólido y estable.

PD: Mención especial y extraordinaria al colegio Valle del Miro. Ambientación de 10. Implicación de 15. El esfuerzo y la dedicación deberían de estar reconocidos siempre. Y por ello, (y por que todo el mundo merece una pequeña ovación)… desde aquí os mando todo mi reconocimiento.

kermit the frog applause GIF by Cheezburger

PD2: Si queréis unas crónicas de verdad (y no esta amalgama de reflexiones), no dudéis en visitar:

  1. Blog de Jose Luis Redondo
  2. Blog de Dácil Muñoz
  3. Blog de María Jesús Campos

PD3: Y ya me voy. Orgullosísimo de todo el equipo de la bombilla (Yon Salgado, Jordi Martín, José Zazo, María del Cura & Carlos Ruiz) y por supuesto, de la asociación SIAD y tod@s sus integrantes. Los proyectos los contruyen personas, y con este elenco, únicamente podía salir a la luz lo que vísteis.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

5 comentarios

  1. D

    A mi me ha parecido una crónica fantástica. Lo que describes, Sonic mediante, es exactamente el espíritu de las jornadas. Lo unico que siento es no poder asistir a todas las ponencias porque en los videos no es lo mismo y no todas fueron grabadas. Los organizadores se merecen una ola gigante. Vaya trabajo! De diez! Y tu ponencua fue impresionante. Gracias por ampliarla y dar oportunidad a mas asistentes a investigar el cerebro de Konrad. Y gracias por la mención! Mr ha hecho mucha ilusión 😀

  2. Hola Dacil.
    Pues sí, estas jornadas tienen un espíritu la mar de lúdico 🙂
    Lo mejor, la puerta que abre a todo un mundo lleno de experiencias.
    El reto, mantener este camino con una base sólida y consistente.
    Y por nuestra parte… a mantener el espíritu de los juegos vivo hasta el próximo año.
    Abrazote!

  3. Buenos días, Pepe.

    Por fin puedo acercame a tu crónica libre de cargar. Sigo y seguiré admirando tu capacidad analítica y tu habilidad creativa. Solamente a un genio como tú se le ocurriría un paralelismo entre las #JGA y Sonic. Te agradezco la mención y la experiencia de vivir tu proyecto en directo.

    Un abrazo. Jesús

  4. Nos quedan un par (o 20) de téx, cafés, vinos o lo que se tercie. Y tu proyecto… bueno, lo he dicho muchas veces.
    Estructurado, estudiado, organizado, bien ejecutado. Creo que muchas más personas deberían conocerlo.
    Abrazo.

Dejar un comentario