Comprobado: los juegos también generan… EMOCIÓN

Esta semana tenía previsto hablar de otra cosa.

Pero hoy, por una de nuestras redes sociales preferidas, he visto una imagen que se suma a tantas noticias que se vienen haciendo sobre el mundo de los videojuegos. Una más, que no deja de sorprenderme (no tanto por el fondo como por su vinculación con otro tipo de sustancias).

De los creadores de «la relación entre los videojuegos y las conductas violentas» llega…

https://twitter.com/jaibrot/status/1113024195150184448

Total, que el mundo ya ha encontrado (de nuevo, que no es la primera vez que pasa) un chivo expiatorio al que culpar de todos los males de la humanidad. Y es que si fuesemos tan exigentes con nosotros mismos como lo somos con el entorno que nos rodea… quizá las cosas irían un poco mejor.

Y no… no hablo de obviar los errores que se producen (y de hecho, existen) en este entorno (véase las Loot Boxes, por poner un ejemplo concreto). Hablo de saber equilibrar de una manera responsable el videojuego (en este caso concreto) como tal y el entorno de la persona que juega como responsables de una serie de comportamientos. Ni todos los videojuegos son inocentes de todo lo que pasa, ni mucho menos son culpables de todas las barbaridades que se dicen.

Así que por equilibrar un poco la balanza (aunque por este espacio el tráfico es bastante limitado), me gustaría dar algunos titulares diferentes.

Imagina que este títular fuera verdad… ¡ah no!… espera…

Y sobre todo, una recomendación: probar a jugar antes de generar una opinión. Porque los juegos son como la música o las obras artísticas: los hay de muchos tipos, formas y colores. Algunos nos gustarán más. Otros menos. Pero al fin y al cabo son un bien cultural del que podemos aprender muchísimas cosas.

Con sentido común, con conocimiento. Y sobre todo, con mucho respeto y responsabilidad.

Comprobado: los videojuegos generan

EMOCIÓN

Comprobado: los videojuegos son una forma de

ARTE

Comprobado: los videojuegos fomentan la

CREATIVIDAD

Comprobado: los videojuegos permiten

REFLEXIONAR

Comprobado: los videojuegos nos hacen

RECAPACITAR

Comprobado: los videojuegos nos permiten vivir grandes

HISTORIAS

Comprobado: los videojuegos forman parte de nuestra

CULTURA

Comprobado: los videojuegos nos hacen

ESTREMECER

 

Comprobado: los videojuegos nos permiten

EXPLORAR

 

Comprobado: los videojuegos nos permiten

APRENDER

Comprobado: los videojuegos nos permiten

PONERNOS EN OTRA PIEL

Comprobado: los videojuegos nos permiten

FALLAR (y volver a intentarlo)

Comprobado: los videojuegos nos permiten

CREAR

Comprobado: los videojuegos nos hacen

REÍR

Y muchas cosas más (y faltan cientos de ejemplos, ojo). Porque sí, este artículo habla únicamente sobre las ventajas del uso de los videojuegos. Porque forman parte de nuestra cultura, de nuestra vida (de nuestra juventud y de nuestra madurez) y porque nosotras y nosotros, somos los responsables del consumo de este tipo de ocio.

No dejemos que el juego como material o diseño cargue con el peso de todo, porque sería totalmente injusto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Dejar un comentario