La teoría Dukan y el aprendizaje basado en evidencias

 – «Pepe… ¿pero, Dukan no es el de la dieta?».

 – «Pues sí. Ese es».

 – «¿Y que tiene que ver con el diseño de proyectos basados en juegos».

 – «Pues que se ha hecho famoso por basarse en recomendaciones más que por basarse en evidencias».

 – «¿Ein?».

 – «Espera, que escribo algo sobre esto, a ver que sale».

Vamos a ver, aviso por adelantado, es un artículo (como si el resto no lo fueran) muy personal y subjetivo. No es la verdad absoluta, pero sí es algo en lo que creo firmemente.

Esta reflexión/teoría está basada en un intercambio de opiniones que se produjo durante una formación que impartí hace poco. En todas las formaciones que realizo (donde únicamente hablo sobre diseño) siempre doy un peso importante a dos apartados que me preocupan enormemente:

  1. Contextualización de los proyectos basados en juegos.
  2. Evidencias y estudios realizados, así como elaboración de premisas básicas que parten de ellos.

Y como en todo, pues hay personas a las que esta parte teórica (porque es lo que es) les parece más densa (que lo es). Llevo varios años y no es la primera vez que me lo dicen: «prefiero aprender de las experiencias del resto, Pepe. No tanto de la teoría» (y no diré yo que sea una base equivocada, ojo).

Lo que pasa, es que con el paso de los años, es cierto que me estoy volviendo (conmigo mismo y con las personas a las que enseño) un poco cabezota en esto.

Total, que durante un buen rato, se me pasó por la cabeza comentar el aprendizaje (ojo, no en general, sino en esta «disciplina» específicamente) basado en evidencias como base para construir un conocimiento sobre diseño y complementarlo con un aprendizaje basado en experiencias.

Al final, me he animado a hacerlo. Fundamentalmente porque en los últimos tiempos estoy leyendo una cantidad de artículos y de peticiones en diferentes grupos que son un copia pega de varios lugares y donde, se pierde por completo tanto la esencia como la validez en su aplicación. «Hacer por hacer. Rápido y sencillo.»

¿Qué es el aprendizaje basado en evidencias?

Bueno, este concepto emana del área de la salud. Concretamente de la medicina. En un artículo se trataba la «medicina basada en evidencias» como un nuevo enfoque pedagógico para la enseñanza práctica en el campo de la medicina.

Total (que tampoco me quiero extender demasiado), todo se resumen (mucho) en lo siguiente: si esperamos que un tratamiento o pauta médica sea eficaz y eficiente… ¿por qué no esperar lo mismo de un aprendizaje?.

Repito, no me quiero meter en el aprendizaje en general (eso se lo dejo a otros especialistas), pero sí me sirve para construir un discurso propio a la hora de argumentar mi posición de incluir un fuerte componente teórico en las formaciones (que no se pueden dar en 5 horas).

El problema principal de esto, es que para construir una base más o menos fiable, hay que intentar tener recursos, publicaciones o estudios (algunos, por lo menos), capacidad crítica y sobre todo, tener tiempo para leer, ponerte a cruzar fuentes y sacar conclusiones que sirvan para construir una base más o menos sólida.

Por suerte, en el área que nos ocupa, y en la que me especializo (divulgación y diseño de experiencias basadas en juego) ya existen bases y publicaciones donde hay una carga argumental fuerte tanto de beneficios como de contras de este tipo de proyectos.

Y creo que es MUY importante comenzar a construir por su pasado, su presente y su futuro. Haciendo una reflexión crítica en sus beneficios y en sus contras más habituales. Así (y únicamente así) se podrá construir algo de calidad.

 – «Perfecto Pepe… ¿y qué tiene que ver esto con Dukan».

 – «Un momento, que estaba contextualizando».

Total, que mi postura, es que hay que acercarse (si no se ha hecho) a una base de conocimiento basada en evidencias para posteriormente, complementarla con un aprendizaje basado en experiencias. Y así, se podrá generar una corriente sólida y unida.

Porque no hay que olvidar, que cuando diseñamos proyectos basados en juegos, no estamos hablando únicamente de didáctica (donde NO me meto en ningún momento, porque no soy un especialista del tema), sino que estamos hablando de juegos, de diseño, de motivaciones, de conductas, de hábitos y sobre todo, de personas. Algo que excede mucho un área en concreto y aglutina un conjunto de factores sobre los que creo, hay que moverse con cuidado (opinión totalmente personal).

Y que además… para validar estrategias, hay que hablar de una forma apropiada y vinculante con cierta terminología («no mezclar churras con merinas«). Porque si algo es todo, todo se convierte tarde o temprano en nada.

Un poco como la salud humana.

Todas y todos conocemos la dieta Dukan. Porque a todas y todos nos la han recomendado. Porque a alguien le ha funcionado maravillosamente bien. Pero… ¿cuantos nutricionistas o endocrinos la recomiendan para perder peso sin antes pasar por analíticas y estudios personalizados? y… ¿cuántos recomiendan ejercicio regular y dieta equilibrada?. ¿Qué dice la evidencia?

Pues eso mismo pasa con ciertos entornos de aprendizaje (repito por última vez, yo únicamente hablo de proyectos basados en juegos) donde aprendemos «preceptos» de diseño.

Creo que construir basándonos en evidencias demostradas (las que vamos añadiendo y teniendo) nos hace mejorar nuestra capacidad crítica y ajustar muy bien esta disciplina. Pero también creo que hay que hay que nutrirse de las experiencias de otras y otros, porque es indispensable acercarse a una aplicación real.

Quizá, el mayor problema, es construir nuestro conocimiento basándonos únicamente en experiencias y oídas por motivación pura y olvidarnos de la parte más teórica que nos hace tener una base sólida.

Sí, el camino es más largo. Y lo andamos más despacio. Es verdad. Pero también creo que así, una vez que comencemos, podemos construir algo de calidad a largo plazo.

 

PD: me dice mi admirado Oscar González (un gran conocedor de la materia lúdica y del mundo educativo) que quizá, sería más efectivo emplear el término «educación o enseñanza basada en evidencias» que el «aprendizaje». Como me fío enormemente de su criterio, os lo dejo por aquí. Por aquello de hablar con más propiedad si cabe.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Dejar un comentario