Los guerreros de las palabras: papel siempre gana a piedra

Llevo una temporada volviendo a consumir juegos para PC. Por aquello de la presencia de la corriente indie y el “efecto nostalgia“. Así que… otra semana más y otro juego descubierto que me parece un aspirante más que digno para llevar a algún proyecto basado en juegos.

Y que conste, que creo que puede llegar a tener varios fallos, pero la idea y la parte narrativa me parece tan fantásticamente buena, que no me he podido resistir a comentarlo por aquí.

Nunca me veréis reseñar en este blog una “superproducción”, pero creo mucho que ciertos tipos de juegos menos masivos, tienen una capacidad de diferenciación marcada en 3 pilares:

  1. Narrativa (profundidad argumental y ambientación)
  2. Estética (y no hablo tanto de gráficos a la última como la belleza de la nostalgia, véase Pixel Art)
  3. Mecánica (algún “engranaje” que realmente sea diferenciador)

El juego en cuestión:

Resultado de imagen de haimrik

¿Recordáis Scribblenauts?

Pues lo mismo, pero (para mí) con un tema y ambientación mucho más profundo (por desarrollo que podemos darle) y maduro (sí, la sangre ayuda bastante).

Y entonces… ¿Por qué lo traigo como digno aspirante a ser llevado a un proyecto?

Pues por dos motivos:

Narrativa

Tampoco quiero destriparlo demasiado, pero os dejo una pinceladas


Resumiéndolo mucho… un pequeño escriba involucrado en algo mucho mayor por “jugar” con libros prohibidos. El resultado será que las palabras son las que le darán todo el poder necesario para combatir con sus enemigos.

Y lo cierto, es que desde un punto de vista narrativo… es una chulada total. Lo importante no son las espadas o las hachas… lo importante aquí son las palabras… y todo lo que son capaces de ofrecernos.

Lo que nos lleva al segundo punto.

La Mecánica

Está claro que un juego de este tipo es atractivo únicamente por la premisa narrativa que presenta (fuera de lo habitual de mundos devastados y zombis hambrientos), pero la mecánica le da un extra por el que realmente merece la pena probar esta experiencia.

Cada nivel o escenario es tan simple como un conjunto de superficies por las que desplazarse, todas ellas con enemigos, trampas y retos que superar. La gracia es que tendremos que hacernos maestros de las palabras que allí se encuentren para superar los retos.

Un puzzle muy interesante para trabajar vocabulario, agilidad mental y otras habilidades, además de pasar un rato muy divertido.

Aunque es cierto, que quizá su estética pueda ser un handicap para algunas personas (no es mi caso…) creo firmemente que es un digno aspirante (hackeando ciertos apartados e incluso adaptándolo a un juego de rol o juego analógico) a poder ser usado en muchos entornos de aprendizaje.

Al ver este juego… recordé una cita que leí hace poco…

Media guerra puede ganarse con armas… pero la otra media se gana con palabras.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

2 comentarios

  1. H

    Hola Pepe. Soy profesor de biología , aunque trato de cuidar desde mi ámbito todo lo relacionado con las humanidades -que tienen que ver también con la vida- (por la etimología siento especial predilección ). Conoces alguna narrativa-juego que me pueda ayudar ??
    Perdona por darte “más trabajo”.
    Gracias por todas tus aportaciones.

  2. P

    Buenos días Hugo!
    No te preocupes, que no es trabajo. 🙂
    Te recomiendo mucho que visites este hilo de LaBSK.
    http://labsk.net/index.php?topic=190784.0
    Allí encontrarás numerosos juegos sobre ciencia y divulgación científica.
    Un abrazo!

Dejar un comentario